Reseña: “48:13” de Kasabian.

48 13 Kasabian

 

“48:13”: la fiesta electrónica de Sergio Pizzorno.

 

El quinto material discográfico de la banda británica conformada por Tom Meighan, Sergio Pizzorno, Ian Matthews y Chris Edwards, conformado por 13 tracks y titulado simplemente “48:13”, total de duración del trabajo donde el cuarteto originario de Leicester se sumerge en ritmos electrónicos para crear atmósferas fiesteras empapadas en la música que Kasabian ha creado a lo largo de su trayectoria. “Bumblebeee” es un explosivo track con ritmos hip-hoperos  y hasta rasgos progresivos, en una estructura con cambios de potencia donde Meighan explota su mejor forma de cantar con un ‘I can’t get enough by the oceans/I can’t get enough by the mantra/All we will ever feel is ecstassy/We’re in ecstassy, we’re in ecstassy’ mientras Pizzorno entra con las backing vocals y ejecutando elementales pero a la vez zigzagueantes riffs. Una de las mejores canciones de Kasabian. Continúa “Stevie” con una introducción sinfónica que abre paso a los samplers y a las distorsiones. Las cuerdas continúan y la canción ya nunca baja de intensidad. Sigue “(mortis)” tirando un poco la secuencia del disco con 48 segundos sin nada que ofrecer. “Doomsday” muestra a la agrupación entrando a un territorio que sólo bandas como Franz Ferdinand y Mando Diao dominan. Este es el punto donde el álbum se cae con este par de piezas. “Treat” llega con una línea de bajo destacada, teclados, manipulaciones digitales y letras sin sentido. Pizzorno toma la voz principal en “Bow” y “Glass”, esta última destaca con su estructura psicodélica en una balada donde pregunta: ‘We are going nowhere fast/Are we made of glass?’. La bombástica “Explodes” es una pieza que cuenta con poderosos sintetizadores y una exquisita estructura para explotar la cabeza; es ‘I Hear Voices 2’. Meighan y Pizzorno se sueltan el pelo en “Eez-Eh” que llega brincando de un lado para otro con su ritmo bailable y su pegajosa letra mostrándonos a la banda en un momento realmente inquietante. Kasabian regresa a lo básico para cerrar el disco con “S.P.S.” en donde Pizzorno toma su guitarra acústica.

Así es como este 2014 recibe el quinto álbum de Kasabian, un trabajo que muestra las influencias de Kanye West y que mantiene los experimentos sonoros que el cuarteto ha realizado durante toda su carrera con arreglos sinfónicos, ritmos hindúes y ahora con muchos sintetizadores y digitalizaciones. Las canciones de corta duración no aportan absolutamente nada al álbum, hubiera sido mejor un disco de 10 canciones. Las letras no son tan elaboradas y poéticas como en ‘Velociraptor!’ o ‘West Ryder Pauper’ pero vemos a la banda en una etapa fiestera demostrando que se divirtieron en el estudio de grabación.

Destacadas: “Bumblebeee”, “Eez-Eh”.

Calificación: 8/10.

Tracklist:

  1. (Shiva)
  2. Bumblebeee
  3. Stevie
  4. (Mortis)
  5. Doomsday
  6. Treat
  7. Glass
  8. Explodes
  9. (Levitation)
  10. Clouds
  11. Eez-Eh
  12. Bow
  13. S.P.S.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s